El teatro en educación infantil

¿Favorece el teatro en la educación el desarrollo de la primera infancia?

El teatro para la primera infancia (TEY, por sus siglas en inglés) es un término genérico que designa los espectáculos teatrales destinados a niños en edad preescolar (menores de cinco o seis años). El TEY se considera una subcategoría del Teatro para Jóvenes (TYA). El TEY se conoce en EE.UU. como Teatro para Muy Jóvenes (Theatre for the Very Young, TVY).

Se ha definido como «teatro profesional dirigido por adultos que actúan para un público de bebés de meses a niños de aproximadamente un año y medio a dos años acompañados por un padre o un acompañante adulto. Los bebés suelen sentarse en el regazo de su cuidador o en un cochecito, y ven una obra -normalmente de entre 30 y 45 minutos de duración- diseñada especialmente para ellos»[1] Además, se han hecho comunes las representaciones para recién nacidos, centradas en el vínculo afectivo y el apego, y las producciones más participativas, que invitan a los niños a entrar durante un tiempo en la zona de actuación[2]. Incluso se han creado producciones dirigidas a fetos y futuras madres[3].

Podría decirse que TEY surgió en 1978 con el trabajo de dos compañías londinenses, Theatre Kit y Oily Cart. Chris Speyer, fundador de la compañía radical de teatro infantil Theatre Kit, describió la epifanía que condujo a los primeros experimentos de TEY:

¿Cuál es la importancia del teatro para la primera infancia?

El teatro permite desarrollar las capacidades de imitación e imaginación del niño; facilita la comprensión de las instrucciones dadas durante las actividades y su posterior recuerdo, desarrollando así la percepción y la memoria, la atención y la concentración.

¿Cómo se utiliza el teatro como fuente de desarrollo?

El teatro para el desarrollo puede ser un tipo de teatro participativo que fomenta la improvisación y permite a los miembros del público asumir papeles en la representación, o puede estar totalmente guionizado y escenificado, con el público simplemente observando. Muchas producciones son una mezcla de ambas.

Arte en la primera infancia

Children’s Theatre Company ofrece funciones matinales para estudiantes todos los días de la semana para su clase, escuela en casa o grupo educativo de la comunidad. Asistir a una actuación de CTC enciende la creatividad de los estudiantes mientras apoya su plan de estudios y objetivos de aprendizaje. Las reservas de excursiones para el año escolar 2022 – 2023 ya están disponibles.

Creative Play es un programa interactivo de narración creativa diseñado para apoyar el desarrollo social, emocional y cognitivo de los niños. Los alumnos participan en actividades artísticas creativas para involucrar todo el cuerpo, la voz y la imaginación como medio de desarrollo cognitivo en la autorregulación, la resolución de problemas y la expresión emocional.

Early Bridges es un programa de alfabetización que utiliza la narración y el teatro creativo para ayudar a los niños pequeños a convertirse en narradores de sus propias vidas. Los artistas de la enseñanza y los profesores colaboran para dar vida a las historias en los entornos de aprendizaje de la primera infancia, e involucrar a los estudiantes en el desarrollo de habilidades de lenguaje expresivo y el juego dramático.

Teatro y desarrollo infantil

La primera infancia se basa en el descubrimiento. Los niños pequeños aprenden explorando el mundo que les rodea: observando, alcanzando, tocando, oliendo, probando, imitando y ¡mucho más! Las artes son un aliado perfecto para el aprendizaje en la primera infancia porque fomentan la experimentación y el descubrimiento. El teatro, las representaciones teatrales y el juego creativo permiten a los niños pequeños desarrollar su propia expresión creativa y su imaginación.

El juego creativo ayuda a tu hijo a crecer: desarrollo social y emocional: Fingir ser otros personajes da a los niños las herramientas para expresar y afrontar sus emociones. El juego creativo favorece el desarrollo social a través de la interacción con otros niños y cuidadores. Habilidades lingüísticas: El arte dramático y el teatro pueden mejorar las habilidades lingüísticas de los niños al darles la oportunidad de probar nuevas palabras y frases.Desarrollo físico: El movimiento creativo y el juego imaginativo fomentan el desarrollo físico: tanto las habilidades sensoriales como las motoras.Habilidades de resolución de problemas: El juego creativo desarrolla el pensamiento crítico y las habilidades de resolución de problemas a medida que su hijo recrea sus historias favoritas y nuevas aventuras. Alfabetización temprana: El juego creativo establece conexiones entre las historias de la página y las palabras utilizadas para comunicarse. Estas conexiones serán importantes cuando su hijo aprenda a leer.

Desarrollo artístico en la primera infancia

El teatro para el desarrollo puede ser un tipo de teatro participativo que fomenta la improvisación y permite a los miembros del público asumir papeles en la representación, o puede estar totalmente guionizado y escenificado, y el público se limita a observar. Muchas producciones son una mezcla de ambos tipos. El Teatro del Oprimido, un influyente conjunto de formas teatrales desarrollado por Augusto Boal en la década de 1970, pretende crear diálogo e interacción entre público e intérprete como medio de promover el cambio social y político.

Cientos, si no miles, de organizaciones e iniciativas han utilizado el teatro como herramienta de desarrollo: para la educación o la propaganda, como terapia, como herramienta participativa o como herramienta exploratoria en el desarrollo.

El teatro para el desarrollo puede verse como una progresión desde formas teatrales menos interactivas hacia un proceso más dialógico, en el que el teatro se practica con la gente o por la gente como forma de empoderar a las comunidades, escuchar sus preocupaciones y animarlas a expresar y resolver sus propios problemas[1].