Teatro nacional de san carlos próximos eventos

Entradas para la ópera de Lisboa

Construido en 1792-5, el espléndido Teatro Nacional de Sao Carlos está considerado como el primer edificio neoclásico de Lisboa y sigue siendo uno de los mejores monumentos de la ciudad. Un teatro de ópera cuyo diseño…    Leer más

Construido en 1792-5, el espléndido Teatro Nacional de Sao Carlos está considerado como el primer edificio neoclásico de Lisboa y sigue siendo uno de los mejores monumentos de la ciudad. Este histórico teatro de ópera, cuyo diseño recuerda al de la Scala de Milán, acoge un programa regular de conciertos de música clásica que celebra a los grandes compositores de la época: Verdi, Wagner, Chopin y Mozart, entre otros. El bello interior rococó, situado en torno a una inmensa lámpara de araña, ofrece un escenario muy apropiado para la temporada de ópera, que dura de septiembre a junio. También se representan aquí ballet, recitales corales, obras orquestales y representaciones de la música de fado propia de Portugal.

Ópera lisboa

Casi cuarenta años después, un influyente grupo de empresarios lisboetas detectó la necesidad de crear un teatro de ópera en la ciudad y decidió financiar la construcción de este edificio situado en el centro histórico de Lisboa, sobre lo que era el antiguo teatro de la ópera.

El proyecto se puso en manos del arquitecto portugués José Costa da Silva en 1792 y en sólo seis meses se completó la construcción. Así, en 1793 se inauguró el teatro con «El amante de la bailarina», de Domenico Cimarosa.

Tal vez esta primera representación fuera italiana por la fuerte influencia arquitectónica del país en el edificio, que es evidente tanto en la fachada como en el interior. Si ha estado en el teatro de la Scala de Milán, reconocerá su influencia en el exterior del teatro «Sao Carlos». Mientras que el diseño interior toma prestado del «San Carlo» de Nápoles.

La fachada es neoclásica, con bellas proporciones, un pórtico de entrada y una terraza. Además, está decorada con un reloj y el escudo de la ciudad. Si se observa con detenimiento, se pueden leer las inscripciones en latín que dedican el teatro a la princesa Carlota de España, que llegó a Portugal en 1790 para casarse con el futuro rey, el príncipe Joao.

Ópera de Nápoles

Hay noches en las que uno se siente afortunado de ser testigo de un momento de nacimiento de una estrella.    Esta noche, Quintans nos ha dado uno de esos momentos.    Su Alceste fue una declaración de intenciones, dominando el escenario, desde su entrada inicial caminando por el pasillo central del auditorio.    Cantado según el texto, en un francés impecable, la suya fue una encarnación viva y viva de este gran papel.    La voz de Quintans es más brillante de lo que se suele escuchar en este papel: un sonido cristalino con un delicioso toque de vibrato natural.    Su Alceste fue profundamente apasionada, una gran tragédienne, sin miedo a llevar su corazón en la manga.    La voz tenía el suficiente metal en el centro para llevar en esta casa íntima, con su acústica agradecida, mientras que la parte superior se abrió gloriosamente.    La belleza clásica de su canto amplificó la belleza de la música, sobre todo en un devastador «Ah, Divinités implacables», en el que Quintans derramó flujos de emoción con su elegante legato, realzado por acertados adornos en la línea.    Parece que Quintans aún está aprendiendo a controlar su papel: al final del segundo acto tuvo que sacrificar la belleza del tono y le faltó resonancia.    Dicho esto, se trata de una interpretación muy dominante y completa de una artista notable.

Tnsc lisboa

El teatro fue erigido en honor de la princesa Carlota de España, que se casó en 1785, a la edad de 10 años, con el futuro rey, el príncipe Juan, y residió con él a partir de 1790, una vez que estuvo en edad fértil: Carlos (forma portuguesa de Carlos) es la forma masculina de Carlota. Una inscripción conmemorativa en latín dedica el teatro a la princesa[3].

En 1974, se creó una compañía de ópera residente. En 1993, se creó la Orquestra Sinfónica Portuguesa como orquesta afiliada al Teatro, con Álvaro Cassuto como primer director principal de la orquesta. Los siguientes directores principales de la Orquestra Sinfónica Portuguesa han sido José Ramón Encinar (1999-2001), Zoltán Peskó (2001-2004) y Julia Jones[5] (2008-2011). Desde enero de 2014, la directora principal de la orquesta es Joana Carneiro.

El edificio longitudinal y compuesto con partes articuladas tiene una fachada sobria. El frontispicio está dividido en 3 partes: 2 pisos en entresuelo y un tercer piso en el cuerpo central. Este cuerpo central está desgarrado por un pórtico (vestíbulo de entrada), y cuenta con una logia a nivel del suelo compuesta por 3 arcos frontales y uno lateral, en perfecta redondez. La logia está coronada por una perfecta terraza de balaustrada en cantería. Aquí, las ventanas están enmarcadas por parastase, que soporta una cornisa resaltada. También tienen un remate compuesto por paneles con inscripciones y dos altorrelieves. En el nivel del tercer piso, este mismo cuerpo central presenta un reloj rodeado de guirnaldas y dos ventanas, todo ello rematado por dos pináculos y los escudos portugueses[1][2][3] Fachada principal del Teatro.En el nivel del primer piso, los dos cuerpos laterales tienen dos puertas rectas pulidas coronadas por ventanas bajas. Aunque con las mismas dos ventanas, a nivel del segundo piso presentan balaustrada en cantería, cornisa saliente y una pequeña ventana en la zona del entresuelo[2].

Categoríassan