Obra de teatro histeriotipos

Significado de las acciones en el teatro

Desde “High School Musical” hasta “Glee”, la televisión y el cine han ido creando una imagen del estereotipo de los estudiantes e intérpretes de teatro musical. La sociedad también ha hecho sus propias suposiciones, la mayoría de las cuales no son necesariamente ciertas. Aunque algunas de ellas son simplemente tontas, otras pueden ser frustrantes y a veces hirientes cuando se plantean constantemente a un intérprete. Así que creo que es hora de que alguien rompa los estereotipos de la gente del teatro musical y derribe los mitos que siguen plagando el nombre de los actores.

1. Aunque existe una gran población de hombres homosexuales en la comunidad del teatro musical, no todos son homosexuales. Hay actores de muchas orientaciones sexuales; no todos los hombres son gays, ni todas las mujeres son heterosexuales, ¡y viceversa!

2. Todo lo que hacemos es cantar y bailar, ¡debe ser tan fácil! Oh, no. Hay mucho trabajo detrás de una actuación maravillosa, conmovedora o impactante. Entre prepararnos mentalmente para meternos en la mente del personaje, desarrollar realmente la historia y seguir entrenando y trabajando en nuestra voz, baile y actuación, ¡trabajamos muy duro! Si conseguimos que parezca fácil, es que estamos haciendo bien nuestro trabajo. Pero que parezca fácil no significa que siempre lo sea.

Ejemplos de estereotipos

2Mia Katigbak es la Directora Artística Productora y cofundadora de NAATCO (National Asian American Theatre Company).    Ha recibido el premio Obie de interpretación (2014), los premios Lucille Lortel 2012-13 y Lee Reynolds 2008 (League of Professional Theatre Women); el premio Rosetta LeNoire de Actors Equity, en reconocimiento a su “contribución artística a la universalidad de la experiencia humana en el teatro estadounidense”; el premio Charles Bowden Actor Award de New Dramatists; el Distinguished Award for Artistic Excellence del Ma-Yi Theater. Es directora fundadora de CAATA (Consortium of Asian American Theaters & Artists) y fue presidenta de su junta entre 2011 y 2015. Fue una de las organizadoras de los festivales nacionales de teatro asiático-americano I y II, celebrados en 2007 y 2009 en Nueva York. Forma parte de los consejos asesores de Ma-Yi Theatre y Fulcrum Theater.

  Criticas de obras de teatro

Mia Katigbak NAATCO se fundó en 1990 tras dos años de reflexión sobre el tipo de teatro que mejor serviría a los artistas asiático-americanos de Nueva York y, con el tiempo, del resto del país. Richard Eng (cofundador de NAATCO) y yo nos conocimos cuando ambos asistíamos a un taller de Shakespeare y descubrimos que compartíamos muchas decepciones personales.

Ejemplos de personajes estereotipados

En 1999, tres físicos tomaron un tren de Cambridge a Londres, y en su discusión durante ese viaje de una hora se les ocurrió una nueva teoría sobre el origen del universo, una visión alternativa del Big Bang. La dramaturga y poeta Carole Buggé se inspiró en aquel viaje en tren para escribir “Strings Attached”, que se presenta en Theatre Row hasta el 1 de octubre.

  Tina obra de teatro

La obra utiliza el marco narrativo del viaje en tren para introducir diversos conceptos de la física de forma poco intimidatoria, con diversos grados de claridad. También intenta conectar la física con la vida cotidiana, a través de la metáfora, a veces con eficacia. Pero en un aparente esfuerzo por hacer que una obra sobre ciencia resulte más apetecible para los profanos, “Strings Attached” lastra ese viaje en tren con todo tipo de artificios, que van de lo ingenioso a lo cursi, pasando por lo deleznable.

Los tres físicos masculinos del tren de 1999 (los estadounidenses Burt Ovrut y Paul Steinhardt; y el sudafricano Neil Turok) se han convertido en dos cosmólogos casados entre sí – June, que es estadounidense (Robynne Parrish) y George, que es inglés (Paul Schoeffler) – y el físico particular inglés Rory (Brian Richardson), que es el mejor amigo de George y se acuesta con June.    Cuando George descubre el romance, hace una analogía científica:

Niño de teatro

En esta época de intenso debate sobre la inmigración y los estereotipos concomitantes de las minorías, esta colección de catorce canciones extraídas de musicales y espectáculos de juglares nos recuerda que el hábito de estereotipar lleva con nosotros más tiempo del que podemos recordar. Instantáneas musicales de las actitudes predominantes hacia ciertas minorías a principios de siglo, estas canciones son reveladoras por lo que dicen sobre los Estados Unidos de entonces y de ahora.

Las cinco canciones de Edward Harrigan sobre los irlandeses son afectuosas y nostálgicas viñetas de la vida irlandesa en el Lower East Side. Sólo Always Dry, de John Riley, se acerca al estereotipo, burlándose de la debilidad de los irlandeses por la buena cerveza, pero sin malicia. Las tres canciones de Gus Williams, uno de los exponentes más queridos de la época del humor “holandés” (derivado del alemán) o alemán de pega, también están en una vena suavemente burlona. La canción que da título al disco, Don’t Give de Name A Bad Place, se burla de la tendencia de los holandeses a descifrar palabras y significados y a acabar totalmente desconcertados por cosas sencillas… ¡otra época! Rip van Winkle Was a Lucky Man, de Jean Schwartz, es un comentario social brillante y mordaz: ¡mejor dormir veinte años que soportar las penurias de la vida de los inmigrantes!

  Rey leon obra de teatro madrid
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad