Teatro de la musica catalana

Casa de les punxes

Como ya he mencionado, el aspecto urbano de Barcelona cambió profundamente a principios del siglo XX, cuando se creó la Vía Laietana para conectar la “vieja” ciudad medieval con la zona residencial moderna. En el punto de encuentro de ambas se encuentra un monumento de enorme importancia arquitectónica, decorativa y simbólica: el Palacio de la Música Catalana.

Construido en 1908, este edificio es una obra maestra del llamado “modernismo”, es decir, la versión barcelonesa del Art Nouveau. Se construyó como teatro musical, pero el conjunto arquitectónico y decorativo fue concebido como una grandiosa celebración de la cultura popular local y de la identidad catalana.

Nada más echar un primer vistazo al edificio, el palacio revela su singularidad: su fachada tiene grandes arcadas y está cubierta de decoraciones en diferentes materiales. Entre el rosa del yeso y el blanco de las esculturas se encuentran secciones vivas y multicolores. El animado grupo escultórico que se ve en la esquina del edificio exalta la música popular catalana con arcos, columnas y estatuas que cubren caprichosamente su superficie.

Entradas del Palau de la Música Catalana

Los colores de El Palau brillan durante todo el día, iluminando el edificio para que, inevitablemente, los transeúntes tengan que detenerse y mirar con admiración el palacio.    Pero es por la noche cuando el Palau cobra todo su esplendor, transmitiendo un aire de misterio que invita a los visitantes a explorar tanto el exterior como el interior.

  Historia del teatro musical

Se puede acceder al Palacio durante todo el día simplemente pasando por la entrada donde se encuentra el bar.    En cuanto a las visitas guiadas en español e inglés, están disponibles todos los días de 10:00 a 15:30 y se realizan cada 30 minutos.    En las épocas más concurridas, como Semana Santa, julio y agosto, el teatro permanece abierto hasta las 18:00 horas.

El carácter extraordinario de esta moderna sala de conciertos no se debe sólo a su exterior o al interesante catálogo de programas.    La decoración interior es suficiente para sorprender a cualquiera.    De hecho, está considerada como una de las joyas arquitectónicas del movimiento modernista catalán, por el que Barcelona es merecidamente famosa. Cabe destacar que el escenario principal y el gran órgano dan la apariencia de un auditorio inclinado (por lo que el público casi se inclina ante tal grandeza), pero lo más llamativo es el lucernario central. Desde ella se filtra toda la luz al interior del auditorio, iluminando así los maravillosos colores de la excepcional decoración que simboliza la vitalidad y la fuerza del sol.    El hilo conductor de la decoración es el mundo natural: alrededor del escenario hay varios bustos y otros elementos decorativos que se inspiran en la madre naturaleza, lo que convierte este espacio en místico y mágico. Inevitablemente, es también gracias a esta atmósfera extraordinariamente única que el edificio fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997.    La inteligente combinación de elementos arquitectónicos y ornamentales no podría ser mejor reconocida.

  Evolucion del teatro musical

Conciertos del Palau de la Música Catalana

La sala de conciertos es magnífica y algunos grupos recorren el recinto durante el día. Recomiendo encarecidamente asistir a un espectáculo como éste. Los bailarines eran extraordinarios y el espectáculo duró 90 minutos con solos de baile y música. Creo que tomé la decisión correcta de ver un espectáculo de flamenco mientras estaba en España en un lugar de alto nivel en lugar de en un bar o restaurante estrecho – especialmente porque mi hija sólo tiene 14 años. A pesar de que la sala de conciertos es grande, la entrada y la salida se realizaron sin problemas. En general, recomiendo encarecidamente este espectáculo.

Conciertos de música clásica en Barcelona

Este artículo incluye una lista de referencias generales, pero carece de las correspondientes citas en línea. Por favor, ayude a mejorar este artículo introduciendo citas más precisas. (Julio 2011) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

  Teatro musical en ingles

El diseño del palacio es típico del modernismo catalán en el sentido de que predominan las curvas sobre las líneas rectas, se prefieren las formas dinámicas sobre las estáticas y se utiliza ampliamente una rica decoración que enfatiza los motivos florales y otros orgánicos. Sin embargo, a diferencia de muchos otros edificios construidos en el estilo modernista, también hay que decir que el diseño del palacio es eminentemente racional. Presta estricta atención a la función y hace pleno uso de los materiales y tecnologías más modernos disponibles a principios del siglo XX (por ejemplo, la estructura de acero). Como ha comentado Tim Benton:[2]

“Para los ojos no acostumbrados a la arquitectura de Barcelona, la impresión de un derroche de ornamento carente de toda lógica o control parece abrumadora. Y sin embargo, el edificio sigue exactamente las exhortaciones de los racionalistas [arquitectónicos]. La estructura, de ladrillo y hierro, está claramente expresada”. En realidad, sus muros son el primer ejemplo de estructura de muro cortina.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad